Artículo 28. DERECHO A LA LACTANCIA MATERNA: LEY DE PROTECCIÓN INTEGRAL DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA (LEPINA)

Artículo 28. DERECHO A LA LACTANCIA MATERNA: LEY DE PROTECCIÓN INTEGRAL DE LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA (LEPINA)

Todas las niñas y niños tienen derecho a la vida y a una buena alimentación.
El Articulo 28 de la LEPINA reconoce el DERECHO A LA LACTANCIA MATERNA.

En primera instancia es un derecho y una obligación del estado, pero también compete a las familias y a la sociedad en general garantizar que ese derecho se cumpla, y si es vulnerado, que se restituya, es decir ¡¡ES OBLIGACIÓN DE TODAS Y TODOS QUE LOS NIÑOS Y NIÑAS RECIBAN ESE ALIMENTO ÓPTIMO!!

Como CALMA nos apropiamos de ese artículo, trabajamos y nos sumamos, a promover esfuerzos que ayuden a nuestro país a restituir ese derecho que tienen niños y niñas.

Además consideramos que se debe fortalecer los procesos de organización y participación a favor de ese derecho, a través de políticas y leyes que puedan ser promulgadas para que todo mundo vele por su cumplimiento. 

A continuación, transcripción del Artículo 28 de la LEPINA

Es obligación del Estado, el padre, la madre, los representantes, los responsables, los empleados, así como las organizaciones privadas de Salud:

a) Informar e informarse de las ventajas de la lactancia materna, así como de los efectos de su sustitución por sucedáneos de la leche materna;

b) Proporcionar a los lactantes una nutrición segura, controlada y suficiente promoviendo la lactancia natural, utilizando de manera informada y adecuada los sucedáneos de la leche materna;

c) Proveer en la medida de lo posible de leche materna al lactante al menos hasta los seis meses de edad;

d) Informar e informarse sobre el riesgo de transmisión de enfermedades a través de la lactancia materna, ofreciendo alternativas de sucedáneos de la misma en el caso que ésta no sea posible;

e) Capacitar e informar al personal de salud, a las madres, los padres y a las comunidades en materia de alimentación de lactantes; y,

f) Implementar mecanismos que faciliten en la jornada laboral la lactancia materna, así como general los espacios para que la madre empleada o trabajadora pueda amamantar al niño o niña durante los primeros seis meses de vida.

El Estado deberá promover las condiciones adecuadas para la lactancia materna de los hijos de las mujeres sometidas a privación de libertad.