La obesidad y el sobrepeso, enfermedades en incremento

La obesidad y el sobrepeso, enfermedades en incremento

CALMA se interesa en promover una adecuada alimentación y nutrición en niños y niñas, adolecentes, madres embarazadas y madres lactantes, que garantice su seguridad alimentaria y por ende, una mejor calidad de vida.

LA OBESIDAD INFANTIL
Existe una fórmula fácil, cómoda y gratuita para evitar que nuestros hijos e hijas crezcan con sobrepeso: alimentarles los primeros años de vida con la leche materna y una dieta saludable que contribuyen directamente a un estado nutricional óptimo.

Los bebés que han sido alimentados con Leche Materna durante un mínimo de 7 meses tienen un 20% menos de probabilidades de sobrepeso. De igual modo, los adolescentes que recibieron leche materna principal o únicamente en los primeros seis meses de vida tuvieron un menor riesgo de sobrepeso del 22%. (Gillman MW, Rifas-Shiman SL, Carmargo CAJr., Berkey CS, Frazier AL, Rockett HRH, et al. Risk of overweight among adolescents who were breasted as infants. JAMA 2001)

La prevención de la obesidad en la infancia, juega un papel muy importante en la vida adulta. Según la Clínica de la Universidad de Navarra aproximadamente el 80% de los niños y adolescentes obesos lo seguirán siendo en la edad adulta, aproximadamente el 80% de los niños y adolescentes obesos lo seguirán siendo en la vida.

La obesidad es una enfermedad causada por un consumo de energía mayor a la energía efectivamente gastada. Las calorías no gastadas se depositan en el cuerpo en forma de grasa y cuando ésta se acumula sobre un nivel dado se llama obesidad, convirtiéndose en una enfermedad.

A su vez, este padecimiento se convierte en un factor de riesgo que puede desarrollar otras patologías, como la presión alta, enfermedades respiratorias, la diabetes, colesterol alto, desórdenes psicosociales y algunos tipos de cáncer, entre otras, que definitivamente afectarán la calidad de vida de las personas.

Si bien, anteriormente se consideraba que la obesidad era un problema exclusivo de los países desarrollados, esta ha ido incrementando en los países de ingresos bajos y medios. Para la Organización Mundial de la Salud, OMS, la obesidad infantil se asocia a una mayor probabilidad de muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Muchos países de ingresos bajos y medios enfrentan a una doble situación: por un lado, siguen teniendo enfermedades infecciosas y desnutrición, pero por otro hay un aumento en el sobrepeso y la obesidad.

Esta doble morbilidad es causada por una nutrición inadecuada durante el período prenatal, malas prácticas de lactancia materna y alimentación complementaria en la primera infancia, seguida del consumo de alimentos ricos en grasas, con escasos micronutrientes, combinados con la falta de actividad física.

En El Salvador, según el informe de la encuesta de salud familiar, FESAL 2008, se está experimentando un problema de sobrepeso en los niños y las niñas menores de 5 años. De acuerdo con información existente, en 1998, el 4% de la población infantil presentaba sobrepeso, la cifra aumentó a 5% en 2002-2003 y a 6% en 2008. Este problema es mayor en los grupos de mejor situación económica (9%) que en los de nivel socioeconómico más bajo (4%).

CALMA se interesa en promover una adecuada alimentación y nutrición en niños y niñas, adolecentes, madres embarazadas y madres lactantes, que garantice su seguridad alimentaria nutricional y contribuya al logro de una mejor calidad de vida, iniciando con una práctica adecuada de lactancia materna, ya que es importante mencionar que la alimentación al seno es un factor protector y determinante del crecimiento y desarrollo de niños y niñas. Estudios realizados revelan que la lactancia materna protege contra la obesidad en la edad adulta, debido a la leptina, una proteína presente en la leche materna.

LA OBESIDAD EN LA VIDA ADULTA

  • Riesgos de la obesidad

El riesgo de la obesidad depende en gran medida de la localización de la grasa, siendo aquella que se acumula en el abdomen la que afecta en mayor medida al corazón.

Las personas que aumentan la grasa abdominal presentan mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, de ahí que mantener el peso en límites razonables es importante para el normal funcionamiento del corazón, vasos sanguíneos, el metabolismo y los huesos.

  •  Tipos de obesidad:

Obesidad periférica o ginecoide es la grasa que se acumula en glúteos, muslos y brazos.

Obesidad central, abdominal o androide es la grasa que se acumula en el abdomen. La obesidad central es la que tiene más consecuencias para el metabolismo, ya que favorece el desarrollo de diabetes y gota, así como favorece las enfermedades cardiovasculares. Se estima que la hipertensión es 2.5 veces más frecuente en personas obesas que en las de peso normal.

  • Recomendaciones para la prevención de la obesidad:
  1. Cambiar patrones alimentarios.
  2. Disminuir consumo de azúcar y grasa.
  3. Preferir grasa de origen vegetal (aceite vegetal).
  4. Respetar horarios de alimentación.

Hay que recordar que la salud es lo primero y debemos adquirir el compromiso de consumir frutas, verduras y legumbres y hacer al menos 30 minutos de ejercicio para mantener una buena calidad de vida.

  • ¿Cómo saber si hay sobrepeso?

Se puede definir por una autoevaluación, en donde se calcula el índice de masa corporal (IMC). Para ello se debe conocer el peso en kilos y la estatura en metros.

Por ejemplo, si una persona pesa 70 kilos y mide 1.68 mts, haciendo uso de la fórmula: IMC=Kg/m^2 da como resultado IMC=70/(1.68 x 1.68)= 20.8, lo cual, según la tabla anexa indica que tiene un estado nutricional considerado como normal.

IMC

Estado Nutricional

Menor a 19

Bajo peso o delgadez

Entre 19 y 24.9

Normal

Entre 25 y 29.9

Sobrepeso

30 y más

Obeso

Tema “la Obesidad”, revista radial “La 98 avenida”, de Radio Góspel  98.1Fm. Desarrollado por Rose Marie Rivas, Técnica de CALMA, con información de OMS.

Calma El Salvador | Crea tu insignia