La importancia del control infantil y la vacunación

La importancia del control infantil y la vacunación

Usualmente algunos padres y madres de familia acostumbran llevar a sus hijas e hijos al médico cuando están enfermos, y esto es debido a la poca cultura de prevención que se tiene en El Salvador.

CALMA se interesa en dar una adecuada orientación para que las familias puedan conocer las diferentes recomendaciones que deben seguir para una buena salud infantil.

Por ello en este artículo se destaca la importancia del primer control infantil, que es un proceso que inicia desde el nacimiento, ya que es cuando el médico lo revisa por primera vez para identificar algún problema físico que pudiera presentar, además se evalúa los genitales, la respiración, el color de la piel y los reflejos.

Es necesario que después del nacimiento se realice la siguiente visita a los ocho días, luego a los dos meses, 4 meses, 6 meses y así sucesivamente cada dos meses, hasta que cumpla el año de edad. Luego del Primer año de edad los controles se dan cada 3 meses hasta que el niño o niña cumpla los 2 años.

Posteriormente los controles deben ser cada 6 meses hasta cumplir los 5 años de edad. De los 5 a los 9 años las visitas deben ser al menos una vez al año.

El control infantil de niño sano se sustenta en tres pilares fundamentales:
1. Examen físico: durante este procedimiento el médico trata de identificar todos los problemas que afecten físicamente al niño, tenga síntomas o no. A través del interrogatorio a la madre y a la niña o niño, cuando pueden hablar, el médico trata de identificar algún dato que le oriente sobre la salud de la niña o niño. Se examina el corazón, la boca, los dientes, los ojos, la piel etc.

2. Evaluación nutricional: se realiza mediante el peso y la talla obtenidos de una manera correcta. El dato que se obtiene se coloca en la gráfica de crecimiento y desarrollo que cada niña o niño lleva en su expediente. A través de la gráfica se establece si se encuentra normal, bajo de peso o con obesidad, sirve también para orientar los pasos a seguir. En esta gráfica también se evalúa la práctica de la lactancia materna, la gráfica cuenta con casillas específicas para marcar con una letra E, si es exclusiva, P si es predominante y S que significa sin lactancia, esta marca se coloca hasta los 6 meses.

3. Desarrollo psicomotor: para ello se evalúan todas las actividades motoras y psicosociales a través de la Escala Simplificada del Desarrollo, la cual establece para cada periodo de la vida de los cero a 5 años, aspectos mínimos que deben estar presentes, o ejercicios básicos que se pueden realizar durante el control para hacer una mejor evaluación. Ejemplo: a los 10 meses debe decir “mamá” o “papá” y sonríe, de los 2 a 3 años debe poder hojear un libro, etc.

Es muy importante que no solo las niñas y los niños se vacunen, ya que existen vacunas para los y las adolescentes, adultos y personas de la tercera edad, así como también para las mujeres embarazadas.

Existen algunas contraindicaciones verdaderas. Una vacuna está contraindicada cuando el riesgo de complicaciones de la misma es mayor que el riesgo de padecer la enfermedad contra la que protege, o bien cuando, por la edad o el estado del paciente, se prevé la respuesta inmunológica a la vacunación será nula o muy pobre. Esto puede llegar a producir:

1. Reacción adversa grave a una dosis previa de vacuna
Puede ser contraindicación relativa de la administración de una segunda dosis de vacuna DTPa, por la fracción contra la Tosferina (pertúsica):
Convulsiones a febriles en los tres días siguientes a la vacuna.
Llanto, con grito, de más de tres horas de duración, en las primeras 48 horas.
Síndrome de hipotonía e hiporrespuesta (el niño se pone aguadito) en las primeras 48 horas.
Fiebre superior a 40,5ºC en las primeras 48 horas.

2. Hipersensibilidad o reacción alérgica grave a algún componente de la vacuna.
Los componentes más alergénicos son los antibióticos (neomicina y estreptomicina), las proteínas del huevo, tiomersal, levadura (Hepatitis B) y las gelatinas (triple vírica).
Las niñas y niños con alergia al huevo pueden recibir la vacuna triple vírica porque la cantidad de proteínas es mínima. La vacuna de la gripe contiene mayor cantidad de proteína de huevo, por lo que está contraindicada.

3. Edad de administración:
La edad de administración puede considerarse una contraindicación. Por ejemplo, hay vacunas que administradas al nacimiento no producen seroconversión (desarrollo de respuesta inmunológica) y sí en meses posteriores. La vacuna triple vírica no se aconseja administrarla antes de los 12 meses de vida porque puede interferir con los anticuerpos maternos y no producir una respuesta inmunológica completa.

4. Embarazo:
Están contraindicadas todas las vacunas de virus vivos por el riesgo potencial de provocar lesiones del desarrollo del feto, a pesar de que nunca se ha demostrado una fetopatía (enfermedad fetal) en aquellas mujeres que han sido vacunadas por error. Las únicas vacunas de virus vivos que pueden administrarse durante el embarazo son la vacuna de la polio oral y la antitífoidea.

Las vacunas de toxoides, especialmente la antitetánica, vacuna antigripal (a partir del segundo trimestre de embarazo), la vacuna de la hepatitis B y la vacuna de polisacáridos frente al neumococo están indicadas en la embarazada.

Tema: “Importancia del control de vacunas”, Entrevista realizada en radio Restauración 100.5 FM desarrollada por Dr. Elvis Soriano, Gerente de Programas de Salud de CALMA.