Loncheras saludables: Indispensables para la buena nutrición de las niñas y niños en edad escolar

Loncheras saludables: Indispensables para la buena nutrición de las niñas y niños en edad escolar

Sirva el refrigerio en una lonchera limpia y en recipientes agradables, irrompibles y fáciles de manejar.

Generalmente cuando inicia el año escolar, los padres y madres de familia se preocupan por el costo de libros, transporte, matricula, uniformes, etc. pero también deberían agregar a esto la nutrición de sus hijas e hijos.

Para muchas es un problema preparar todos los días una lonchera nutricionalmente balanceada, y que además sea lo suficientemente atractiva como para garantizar que no regrese intacta.

Otras madres o padres prefieren darles dinero a sus hijas o hijos para que consuman algo en la tienda de la escuela o colegio, sin embargo, con ello propiciamos el consumo de bebidas gaseosas y golosinas, exponiéndoles al consumo de comida chatarra, que incluso podría encontrarse contaminada o en mal estado.

Lamentablemente las opciones que ofrecen las cafeterías de las escuelas en ocasiones no son las más recomendables, de ahí que sea necesario que los encargados del cuido de los niños y niñas sean responsables de preparar los alimentos que estos consumen en la escuela para que seleccionen algo más saludable.

Una buena alimentación es primordial para que las niñas y niños en edad escolar desarrollen las actividades físicas en su escuela y tengan un mejor rendimiento escolar e intelectual.

Por otro lado además es muy importante que nuestros hijos e hijas aprendan desde pequeños sobre alimentación nutritiva, pues esto les permitirá hacer elecciones saludables en un futuro.

Establecer buenos hábitos alimenticios, garantizará que lo que aprendan desde pequeños sea más fácil ponerlo en práctica en la vida adulta, y este también es uno de los objetivos del refrigerio escolar.

Cuidado con la comida chatarra:

Muchos alimentos considerados comida chatarra contienen preservantes, grasa, sodio (sal), azúcar o colorantes. Es más saludable consumir alimentos naturales. Si se decide por un alimento procesado es importante y necesario revisar las etiquetas nutricionales para conocer su contenido.

Consecuencias por no ingerir alimentos saludables:

Un refrigerio inadecuado puede perpetuar malos hábitos alimentarios y generar a la larga desnutrición, caries dental, sobrepeso y obesidad infantil y elevación de los triglicéridos y el colesterol.

Las investigaciones científicas han demostrado que una niña o niño que sufre de sobrepeso u obesidad tiene más probabilidades de ser obeso en la vida adulta y esto trae consecuencias como:

• Enfermedades del corazón
• Hipertensión arterial
• Diabetes (azúcar alta en la sangre)
• Triglicéridos y colesterol altos
• Artritis
• Infertilidad u otras enfermedades.

Recomendaciones para preparar una lonchera saludable:

1. Procure que el refrigerio sea variado. Incluya alimentos de diferentes grupos:
• Frutas: mango, guineo, naranjas, mandarinas, papaya, manzana, pera, uvas, fresas, sandía, melón. Todas ellas son fuentes importantes de vitaminas y fibra.
• Verduras: pepino, zanahoria, brócoli, tomate, maíz dulce. Pueden presentarse de manera cruda, ralladas o cortadas en tiritas o trozos pequeños, agregando gotitas de limón, eso lo hará más llamativo.
• Cereales: este grupo incluye pan francés, pan de caja blanco o integral, tortillas de harina de trigo. También incluyen pan dulce o galletas que de preferencia deben ser pequeños y las galletas de preferencia sin rellenos, pueden ser tipo María o de figuritas de animalitos, que llaman la atención. En este grupo se incluyen bebidas fortificadas a base de maíz y/o soya que son una opción muy nutritiva para los niños y niñas.
• Alimentos de origen animal: pueden incluir quesos para acompañar los panes o una bebida como yogurt o leche en cajitas de larga duración.

2. Evite lo más posible los alimentos procesados. Estos suelen ser ricos en grasa, azúcar y/o sodio. Tome un poco de tiempo para preparar el refrigerio con alimentos frescos la mayor parte de los días de la semana. Es una buena oportunidad para ofrecer frutas frescas.

3. Sirva porciones pequeñas de alimentos. Recuerde que el refrigerio debe representar cuando mucho el 15-20% de las calorías de todo el día. Esto equivale a unas 150-200 calorías para las niñas y niños preescolares y unas 270 para los escolares como máximo. Usted conoce el apetito de sus hijos e hijas y puede decidir.

4. Procure planear el menú para toda la semana con anticipación para ahorrar tiempo y tener todos los ingredientes necesarios a la mano. Podría permitir a las niñas y niños participar en la planeación de sus refrigerios y hasta en la preparación de algunos alimentos.

5. Evite las bebidas azucaradas como los refrescos y jugos industrializados.

6. Evite los alimentos muy dulces o pegajosos que pueden favorecer el desarrollo de caries.

7. Sirva el refrigerio en una lonchera limpia y en recipientes agradables, irrompibles y fáciles de manejar.

8. Recuerde incluir agua segura. El consumo de agua es muy importante y es preferible ofrecer agua en vez de refrescos artificiales azucarados.

CALMA, considera que el proceso de nutrición adecuada debe iniciar con la Lactancia Materna y luego de los 6 meses, acompañada con una alimentación complementaria sana y segura. La alimentación adecuada en la infancia temprana y tardía permitirá tener hombres y mujeres saludables en el futuro.

Hay que recordar que la salud empieza con la práctica de buenos hábitos.

Tema: “Loncheras Saludables”, Programa en Femenino “la voz de la mujer”, Radio  Restauración que se sintoniza en la frecuencia 100.5 FM. El tema fue desarrollado por la Licda Rose Marie Rivas Siliézar. Técnica en Lactancia Materna, CALMA.