Pensando con calma… Las "Chiches" despúes de un aborto

Pensando con calma… Las

(Fotografia tomada de Internet)

Por: Dr. Elvis Soriano
Gerente de Programas de Salud

Hace un par de días conversaba con Ana, mujer trabajadora, madre de dos hijos, soltera y con un buen sentido del humor. Ella me comentaba que una compañera de trabajo había tenido un aborto, pero que los jefes y varias de sus compañeras (incluida ella) no le creían ya que nunca vieron ningún síntoma de embarazo o cambios en las "chiches" (expresión popular para referirse a las mamas).

Además me dijo que como yo era médico y que trabajaba en "lo de la lactancia" (materna), me preguntó: ¿qué pasa con las "chiches" de las mujeres que sufren un aborto?, y que si eso les daba cáncer porque se dice que cuando la mujer no da de mamar tiene mayor riesgo de padecer de cáncer de mama.

Eso me llevo a hacer un análisis de la situación y recordar que durante el embarazo, el aumento en los niveles de estrógenos y progesterona (Principales hormonas femeninas) estimula el desarrollo glandular (tejido que produce la leche). Las mamas tienden a hacerse esféricas debido al aumento del tejido adiposo, (grasa bajo la piel). Todos estos cambios ocurren casi simultáneos al embarazo, es decir, comienzan a ocurrir desde el primer día.

La preparación de las mamas sucede a lo largo de todo el embarazo, en los primeros meses las mamas se vuelven turgentes y aumentan de tamaño. La pigmentación de la piel de la areola y del pezón aumenta muy notablemente y aparecen una pequeñas eminencias granulares en los bordes de las areolas conocidas como tubérculos de Montgomery, y en los pezones conocidas como tubérculos de Morgagni, correspondientes al desarrollo de glándulas sebáceas. Casi al final del embarazo, la circulación de la mama aumenta y se hacen prominentes las venas superficiales, sobre todo en las mujeres de raza caucásica (raza blanca), efecto que se puede incrementar durante la lactancia, debido a todas las necesidades del feto, ya que debemos recordar que la lactancia materna es un periodo de muchos cambios y adaptaciones de la madre a las necesidades de su bebé.

Cuando la mujer sufre un aborto, los cambios en el tejido glandular de las mamas se ven forzados a revertir de una manera muy rápida. Cuando una mujer sufre un aborto el riesgo de padecer Cáncer de mama se duplica, en relación a una mujer que no ha sufrido aborto, y si ha sufrido dos o más abortos, el riesgo se triplica. (fuente: H.L. Howe, et al., "Early Abortion and Breast Cancer Risk Among Women Under Age 40," International Journal of Epidemiology 18(2):300-304 (1989); L.I. Remennick, "Induced Abortion as A Cancer Risk Factor: A Review of Epidemiological Evidence," Journal of Epidemiological Community Health, (1990); M.C. Pike, "Oral Contraceptive Use and Early abortion as Risk Factors for Breast Cancer in Young Women," British Journal of Cancer 43:72 (1981)

Los problemas de salud que la mujer sufre posterior a un aborto no solo afectan a las mamas, sino que también, afecta a muchos otros órganos o aspectos de la salud como: aumenta el riesgo de cáncer de cérvix (Fuente: British Scientists: Abortion Doubles Breast Cancer Risk," The Age (Inglaterra), 4 de diciembre del 2001; The Pro-Life Infonet infonet@prolifeinfo.org. Citados en Global News Report, Human Life International, 10 de diciembre del 2001), hemorragias, perforaciones uterinas, infecciones, entre otras.

También ocurren síntomas leves como dolor mamario e incluso fiebre, los cuales pueden ser solucionados con medidas sencillas como una dosis de analgésico o la colocación de lienzos de agua tibia con Manzanilla, además de reposo. Los síntomas no deben durar más de una semana posterior al aborto, de lo contrario habrá que consultar nuevamente al establecimiento de salud para descartar que no se trate de algo más grave.

La mujer que haya sufrido un aborto, debe mencionarlo a su médico como un antecedente de suma importancia en sus controles ginecológicos, eso permitirá la búsqueda de lesiones que puedan orientar al diagnóstico de cáncer de mama y recordemos que en el tratamiento del cáncer, la prevención es la mejor arma.

La mujer con dos o más abortos debe realizarse el auto examen de mama al menos dos veces en el año, y tomarse la mamografía al menos una vez al año, hasta estar seguros que no tiene ninguna lesión que pueda producir cáncer. Si se trata de mujeres que además de haber sufrido uno o más abortos, tienen antecedentes de cáncer en las mujeres de su familia, deben realizarse los estudios con mayor urgencia, ya que existe una gran probabilidad de que puedan padecer de la enfermedad.

Sin duda un aborto es una situación muy seria para la salud de la mujer y la tranquilidad de toda la familia, la mayor cantidad de abortos espontáneos ocurren antes de que la propia mujer se dé cuenta que está embarazada, así que Ana, es probable que su compañera de trabajo sí haya estado embarazada y que haya abortado, incluso antes de que se percatara de los síntomas sugestivos de embarazo y digo sugestivos; porque lo único que me puede confirmar un embarazo es la evidencia de que se escuchen los latidos del corazón del feto, encontrados por medio del examen del médico o Ultrasonografía pélvica o vaginal.

En CALMA queremos ayudarle, si usted tiene alguna duda sobre cualquier aspecto relacionado con las mamas, no dude en visitarnos, llamarnos o escribirnos a nuestro sitio web o al facebook, encuéntrenos como: calma El Salvador.