Leche Materna, un elemento vivo

El hombre ha querido copiar o imitar la leche materna, pero hasta el día de hoy no lo ha conseguido, ya que la leche humana es un elemento vivo que cambia con la edad del bebé e inclusive, en la misma mamada.

La Organización Mundial de la Salud OMS promueve que la Lactancia Materna es una intervención que salva vidas. “Hoy día, la Lactancia Materna, es la intervención más efectiva para mejorar la supervivencia y salud de los niños” Secretariado OMS, 2010.

Además, la evidencia científica ha aportado datos relevantes acerca de la importancia que tiene la lactancia materna en la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo optimo de los niños y niñas, así como en la salud y el bienestar de las madres.

Por lo que la OMS, recomienda Lactancia Materna Exclusiva, es decir alimentación solamente con leche materna, durante los seis primeros meses de vida, y así contribuir con la reducción de la morbilidad y mortalidad infantil.

La leche materna es el alimento más completo y adecuado para los lactantes, por el contenido de nutrientes que son determinados para la especie humana por su función de protección al inmaduro sistema inmunológico del lactante y por la variedad de factores bioactivos, que le protegen contra infecciones.

Además, la leche materna tiene mejor sabor que las fórmulas, algunos alimentos que la madre come pueden cambiar un poco el sabor de la leche, pero esto ayuda a que en el momento de la introducción adecuada de los alimentos, los bebés no rechacen la comida.

La Lactancia Materna proporciona beneficios no sólo a los niños y niñas y sus madres, sino que a la familia, a la sociedad y al medio ambiente, por lo que se vuelve necesario hablar del riesgo de enfermedad y hasta de muerte que tienen los niños y niñas que son alimentados con leches artificiales y por el uso de las pachas y biberones.

Beneficios para el Bebé

Tienen menos riesgo de padecer infecciones agudas (respiratorias, como son las neumonías y bronquitis, otitis, diarreas, entre otras) y de enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión, artritis crónica juvenil. De igual manera reduce el riesgo de muerte súbita, el riesgo de padecer alergias, de gases, estreñimientos, cólicos o que regurgiten.

La alimentación al pecho contribuye a la dentición, ya que a través de la succión ejercitan los músculos de la cara previniendo las malformaciones dentarias o mala oclusión, es decir la mala alineación de los dientes.

De igual manera, los bebés alimentados al pecho de manera adecuada son más independientes, seguros, obtienen un mejor desarrollo intelectual y una mejor agudeza visual.

Beneficios para la Madre

Después del parto, ayuda con la salida de la placenta, disminuye el sangramiento pos parto ayudando a que el útero regrese a su tamaño normal y, al disminuir el sangrado, previene la anemia. También es conocido que la lactancia materna puede ser utilizada como un método de planificación natural, llamado Método de Amenorrea y Lactancia Materna (MELA), en el que se deben de cumplir 3 condiciones: bebé menor de 6 meses, que la madre no haya visto la menstruación y que este alimentando al bebé solamente con leche materna, es decir Lactancia Materna Exclusiva.

A través de investigaciones y estudios se ha comprobado que el amamantar adecuadamente a nuestros niños y niñas, disminuye el riesgo de padecer cáncer de mama y de ovarios.

Algo importante para las mujeres, es que amamantar exclusivamente al pecho los primeros 6 meses de vida del bebé, contribuye a la pérdida de peso que se gana durante el embarazo, ya que cuando se produce la leche se gasta más energía.

Hay que mencionar que otro de los beneficios para la madre, es la disminución de sufrir Osteoporosis, que ocasiona algunas fracturas de cadera y de columna al llegar la menopausia. Esto se debe que para compensar la perdida de calcio, se aumenta la absorción del mismo.

Entre otros beneficios se puede mencionar el aspecto psicológico, como por ejemplo que ayuda a los bebés a desarrollar seguridad, independencia, y cuanto está enfermo o intranquilo, tan solo al estar en el pecho de su madre le sirve como apoyo, fortaleciendo y mejorando el autoestima de la madre.

Por ser un alimento natural, es accesible, económico, lo encontramos a la temperatura adecuada para el bebé. De igual forma contribuye en la economía familiar, ya que no gastamos en compra de sucedáneos de la leche materna, como son las fórmulas, pachas, biberones, ni en gas ni agua para su preparación, especialmente en tiempos de crisis económica.

Para el país y la sociedad salvadoreña también trae beneficios al contribuir en el ahorro de dinero que se gasta en medicamentos, por que los bebés se enferman menos y se recuperan más rápido y menos bebés enfermos que requieren hospitalización.

Por otra parte, los bebés que fueron alimentados con leche materna se sienten amados a través del fortalecimiento del vínculo afectivo que se genera entre madre e hijo, y se ha comprobado que son jóvenes y adultos que no causan violencia en esta sociedad tan convulsionada.