LACTANCIA MATERNA: UN DERECHO A LA SALUD

LACTANCIA MATERNA: UN DERECHO A LA SALUD

El artículo 211 del Código de Familia establece: “El Padre y la madre deberán criar a sus hijos con esmero; proporcionándoles un hogar estable, alimentos adecuados y proveerlos de todo lo necesario para el desarrollo normal de su personalidad..

Por Kenny de López
Técnica Jurídica de CALMA

La Salud, según la Constitución de la República en el artículo 65, es considerada como un Bien Público, es decir, que está disponible para todas y todos los habitantes. Pero es importante hacer notar que la salud no solo se limita al hecho de estar sano físicamente o de no adquirir una enfermedad, es un aspecto que contiene muchos más elementos; lo anterior basado en la definición de la OMS.

La Salud es un Derecho Fundamental de los seres humanos, que es inherente a su existencia y a su desarrollo; desde este punto de vista el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas ha establecido en una de sus observaciones que “el derecho a la salud no solo abarca la atención de salud oportuna y apropiada, sino también los principales factores determinantes de la salud, como el acceso al agua limpia potable y a condiciones sanitarias adecuadas, el suministro adecuado de alimentos sanos, una nutrición adecuada, una vivienda adecuada, condiciones sanas en el trabajo y el medio ambiente(…)”

La Salud, por lo tanto, tiene muchos elementos que la componen y unos de esos elementos son el suministro adecuado de alimentos sanos y una nutrición adecuada. No se tocará el tema de la alimentación tan profundamente, pero se establecerá la incidencia que tiene la ingesta adecuada de alimentos y la nutrición, en el fortalecimiento de la salud.

La buena alimentación y nutrición, forman parte de este derecho, y es necesario saber cuál es la alimentación adecuada que debe tener un niño, que sea capaz de brindarle todos los nutrientes necesarios para su desarrollo integral, ya que, esta etapa es determinante para el correcto crecimiento del ser humano.

Es por lo anterior que la práctica de la Lactancia Materna hace notoria su importancia, debido a que la leche materna es sin lugar a dudas el alimento adecuado del niño y niña lactante porque le proporciona elementos nutritivos necesarios, ya que contiene las cantidades adecuadas de vitaminas, proteínas, aminoácidos, etc., que los lactantes necesitan, independientemente de la edad que este tenga.

Así mismo, el artículo 211 del Código de Familia establece que: “El Padre y la madre deberán criar a sus hijos con esmero; proporcionándoles un hogar estable, alimentos adecuados y proveerlos de todo lo necesario para el desarrollo normal de su personalidad (…)
(…) El padre y la madre, estarán obligados a cuidar de sus hijos desde su concepción.

Basándonos en las disposiciones de la Constitución y del Código de Familia en lo relativo a la salud, podemos determinar la importancia que tiene la alimentación y nutrición para poder sustentar y fortalecer este derecho, porque no se puede gozar de una buena salud si no se tiene una alimentación y nutrición adecuada, no solamente en el ámbito de las propiedades nutricionales necesarias sino también en el sentido que esta es acorde con la edad que posee el niño y niña, y desde ese punto de vista, la lactancia materna se adapta a las necesidades nutricionales requeridas.

Al establecerse en estos cuerpos legales la importancia de la salud y que esta constituye un derecho fundamental, es apropiado hacer hincapié en la relevancia de todos los aspectos que toca el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en lo que se sustenta, que no solo el hecho de estar sano o de tener acceso a atención médica oportuna y apropiada comprende el derecho a la salud; la salubridad, la higiene, el ambiente sano, la alimentación, la nutrición forman parte de este cumulo de aspectos que terminan fortaleciendo la salud de las personas y por lo tanto, le dan fuerza a este derecho.

Es importante mencionar que, si bien es cierto, las niñas y niños gozan del derecho a la salud, nosotros como madres y padres somos quienes velamos porque se cumpla dicho derecho, ya que ellas y ellos no pueden decidir por sí mismos, somos nosotros los encargados de tomar la decisión de brindarles lo mejor y de esta manera garantizar su derecho inherente a la salud.

La Lactancia materna, es salud por lo tanto es un derecho que tienen los niños y niñas a gozar de esta; por lo cual, todos y todas somos responsables de garantizar este derecho. Aún el mismo Estado según el artículo 48 del Código de Salud y artículo 25 de la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia, está en la obligación de garantizarlo.