Cama para tres. El retorno del deseo sexual vs la lactancia materna

Cama para tres. El retorno del deseo sexual vs la lactancia materna

Hay una transformación que se da en el entorno del hogar después del parto. La intimidad en la pareja cambia, se presenta la invasión por una ‘personita’ que comparte la cama, las horas y los momentos de la pareja.

Con la llegada de un bebé, la familia tiene que empezar a planificar, hay una demanda de tiempo y de energía, que antes no estaba, la disponibilidad emocional que tiene cada uno, ya no es la misma, porque se encuentra en un proceso de adaptación, independientemente si es un hogar primerizo o no.

En ese contexto, ¿Cuándo es normal volver a tener relaciones sexuales? Es una de las preguntas más frecuentes que hacen los padres. La respuesta tiene que ver, tanto con factores físicos, como emocionales. El hecho de que sea "normal" tener relaciones sexuales luego de haber dado a luz dependerá del estado particular de la mujer.

Durante las seis primeras semanas después de haber dado a luz, la mujer probablemente se sienta cansada, esto sin mencionar la incomodad tras una episiotomía o cesárea y el sentirse abrumada por las responsabilidades que conlleva el cuidar de un bebé recién nacido. Cuando ha sido sometida a una episiotomía, que es una incisión que se practica en el perineo para expandir la apertura por la cual nace el bebé, lo más recomendable es que no tenga relaciones sexuales hasta que, por lo menos, hayan pasado de cuatro a seis semanas de dicha cirugía, aunque podría necesitar aún más tiempo para recuperarse.

La sensibilidad en el perineo que siente la mujer después de un parto no sucede en el caso de las cesáreas, por lo cual hay una tendencia de las mujeres a las que se le ha practicado cesárea a comenzar las relaciones sexuales más rápidamente que mujeres que han dado a luz por parto vaginal, siempre hay que recordar que cada mujer es única y tendrá periodos particulares. En promedio, no obstante, las parejas usualmente vuelven a tener relaciones sexuales a partir de la séptima semana después del parto, aunque algunas necesitan un año luego del nacimiento de su bebé. En este caso, lo "normal" significa, lo que sienta que es correcto para ellas.

Situaciones que afectan la relación con la pareja

El horario y el lugar son factores que inciden, al igual que la responsabilidad de cuidar al bebé, por lo cual en esta etapa se puede pensar que la sexualidad también es un trabajo, pero ¿y qué pasa con la pareja? Puede darse una crisis de inclusión, en ocasiones el padre o pareja puede sentir que entra en competencia con el hijo o hija, sentir celos, sentirse desplazado, abandonado, quedar fuera o darse cuenta que su pareja ya no lo desea como antes y que está más interesada en lo que tiene que ver con el bebé, que con la pareja.

¿Y qué pasa con las madres?

Usualmente tienden a sentirse incomodas sexualmente. Hay que recordar que este es un periodo de adaptación, no solo a la maternidad, sino al cuerpo luego del parto, el sentirse o no atractivas puede ser un factor que consciente o inconscientemente le afecte, el útero demora aproximadamente seis semanas en volver a su tamaño normal, es decir que un tiempo después de haber dado a luz, la mujer puede verse como si todavía tuviera un embarazo, aunque su pareja trate de hacerla sentir mejor diciéndole que es atractiva, ella no lo cree.

Hay un periodo en el que la madre aun no recupera la figura que tenía antes del embarazo, parto y lactancia, es entonces que se vuelve necesario contar con hábitos adecuados de vida. Esta comprobado que la Lactancia Materna Exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebe contribuye también a que la mujer pierda las libras ganadas en el embarazo hay que tomar en cuenta que esto tiene una relación directa con su metabolismo, el ritmo de vida y sus patrones de alimentación.

Por otro lado, la mujer tiene sequedad vaginal por sus bajos niveles de estrógenos tras el parto y durante la lactancia materna, lo cual puede hacer que disminuya la lubricación vaginal y que se presenten ciertas molestias durante el coito, en estos casos se recomienda consultar con un ginecólogo para que le recomiende un lubricante que no interfiera con la lactancia materna.

Por todo lo anterior, la madre puede encontrarse en un estado de frustración personal, siente que está en un mundo y los demás en otro y esto puede generar conflictos al estar con su pareja en la intimidad, es de tomar en cuenta que en los primeros 84 días de vida del bebé, periodo de licencia por maternidad en nuestro país, usualmente todas las energías de la madre están enfocadas a su cuidado, por lo cual sus conversaciones giraran en torno a si el bebé tuvo más o menos cólicos, si durmió más o menos tiempo, a diferencia de la pareja que viene del exterior, acá es donde es fundamental su apoyo y consideración, así mismo el reconocer el rol importante de esta en el cuido del bebé.

Causas en el cambio de deseo de la madre

1. Cambios hormonales. Existe una hormona que se llama prolactina, que es la que hace encender el deseo, pero también hace que todo ese deseo que tiene la madre se enfoque hacia el bebé, es decir que existe algo hormonal y fisiológico que puede interferir en la sexualidad de la pareja y en el deseo de la mujer.

2. El dolor, hay muchas causas por las que una mujer puede tener dolor, si esta amamantando, los pezones, dolores en perineo, si hubo cesárea, etc. El dolor interfiere en la sexualidad y por ende en el deseo.

3. Depresión, cuando la mujer está deprimida y no se siente con ánimos de hacer algo, mucho menos tendrá el deseo de retornar a la sexualidad.

Signos a evidenciar del retorno del apetito sexual
1. Aumento de la secreción vaginal

2. Mayor estimulación corporal o sensibilidad receptivas a las caricias

3. Incremento en el placer

Es importante tener confianza, una comunicación abierta con la pareja y no forzar una relación sexual, hay que recordar que el periodo post parto es una etapa sensible para la mujer, lo cual implica una necesidad extra de sentirse protegida y acompañada por esta.

Línea de consejería de CALMA, Tel. 2298-4311