Claves para complementar el trabajo y la Lactancia Materna

Claves para complementar el trabajo y la Lactancia Materna

Geraldine García de Aguilar y su hija Alyssa Gheraldine.

La maternidad es un proceso que la mayoría de mujeres enfrentan con placer, pero para aquellas que tienen que combinar su rol laboral con el de madre de familia, la situación se complica durante el embarazo y lactancia, ya que se encuentran con ciertos obstáculos que de una u otra manera pueden obstruir su decisión de amamantar si no cuenta con las condiciones de apoyo adecuadas, lo cual no debería ser así, ya que esto es un derecho.

Se da el caso que muchas mujeres optan por dejar su trabajo para dedicarse por completo a su hijo, pero este hecho no es un privilegio del que todas gocen, ya que generalmente los ingresos de la mujer trabajadora son necesarios para la sobrevivencia del grupo familiar.

Es aquí cuando debemos alentar a las madres lactantes a buscar alternativas para no tener que sustituir el amamantamiento por alimentación artificial, lo cual perjudicará su desarrollo físico e intelectual.

Hay algunas “sugerencias” que una madre recibe en esta situación, entre ellas que debe dejar de dar el pecho al bebé antes de volver al trabajo. ¿A cuántas mujeres no nos habrán dicho esto? sin embargo, afortunadamente hoy en día son más las mujeres que deciden que no es necesario y continúan amamantando, aun cuando han regresado al trabajo y esto se debe a que tienen la plena seguridad de que la lactancia materna es la alternativa más saludable para sus bebés.

Pese a ello, hay ciertas recomendaciones que se deben tomar en cuenta cuando llega el momento de reincorporarse al trabajo, entre ellos la elección de la persona que cuidará del bebé, el método de alimentación y la forma de extraerse la leche, son algunos factores que beneficiarán una lactancia materna exitosa.

Geraldine García, es la coordinadora de mercadeo de CALMA y atravesó por esta situación hace casi un año, edad que está por cumplir su hija Alyssa. Geraldine está capacitada, es consejera en lactancia materna y cuenta con la información necesaria para enfrentar los retos que conlleva estar decidida a alcanzar la Lactancia Materna Exclusiva, o el “estándar de oro de la alimentación infantil” como es conocido este proceso.

¡Y lo logró!, además propuso a CALMA que era momento de hacer una revisión a la Política Institucional de Lactancia Materna y como resultado, a partir del año 2016 CALMA agregó un mes, adicional a los cuatro meses de licencia por maternidad que estipula el Código de Trabajo de nuestro país, para garantizar que los hijos e hijas de su recurso humano gocen del alimento ideal en su primera etapa de vida.

En este tiempo adicional, Geraldine se preparó y se adaptó a la extracción de leche, a fin de hacer su propio banco para garantizar que dejaría las cantidades necesarias mientras estaba en su jornada laboral. No fue fácil, afirma, pero es un proceso que con voluntad y sobre todo amor, se puede llevar a feliz término.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que todos los bebés tomen lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y a partir de ahí sigan siendo amamantados junto a una adecuada introducción de alimentos, hasta un mínimo de 2 años.

Por esto, si la madre debe incorporarse al trabajo antes de los seis meses, tendrá que buscar técnicas para que el bebé siga tomando leche materna, directamente o mediante leche materna extraída. Y es en este paso que la mujer necesita de un apoyo especial, que le garantice el bienestar de su familia. El apoyo de su pareja y su núcleo familiar serán trascendentales.

En términos legales, la Ley de Promoción, Protección y Apoyo a la Lactancia Materna de nuestro país estipula en el Art. 35 que toda una mujer trabajadora durante los primeros seis meses, post parto, mientras amamante a su hija o hijo, o mientras recolecte su leche, tendrá derecho, con ese fin, a una interrupción en la jornada laboral de hasta una hora diaria; esta interrupción podrá ser fraccionada en dos pausas o las veces que hayan acordado las partes. Las interrupciones en las jornadas laboral no podrán ser utilizadas en la hora de almuerzo y serán contadas como hora efectiva de trabajo y remunerada como tal.

En el caso de Geraldine, ella hizo uso de este derecho y estableció períodos de 30 minutos dos veces al día, para extraerse la leche en el Lactario institucional, la cual dejaba en resguardo en la refrigeradora y luego se la llevaba a su casa en una lonchera térmica.

A continuación les mostramos algunas RECOMENDACIONES que nos comparte Geraldine y que a ella le funcionaron en este proceso.

1. Respire
2. Respire
3. Respire


Si ha decidido seguir alimentando a su bebé con leche materna, es necesario que esté consiente de varios puntos para que este proceso sea de la mejor manera:

• No se desanime si la leche extraída no es tanta o no sale tan rápido como piensa que sucederá, esto se da por varios factores, uno la técnica de extracción puede no ser la adecuada, dos y el principal es que jamás ninguna forma de extraer la leche se igualará al ejercicio que hace su bebé al amamantarse directamente, pero aun con ello las mamás estamos en la capacidad de suplir la necesidad de alimentación de nuestros bebés.

• La creación del banco de leche en casa requiere que usted establezca horario para la extracción, lo ideal es que lo haga luego de las tomas de su bebé, en mi caso lo hacía seguido que Aly mamaba, o en otras ocasiones de manera simultánea, aunque para ello necesitaba ayuda. Mientras alcanzaba la lactancia materna exclusiva, es decir seis meses únicamente con leche materna, me extraía además una vez antes que ella tuviera la primera mamada del día y una al final del día cuando ella ya se había dormido para lograr tener la cantidad de leche del día siguiente, hay que recordar que a mayor estimulo mayor producción de leche. Este proceso lo inicié 15 días antes de mi regreso al trabajo fuera de casa, siguiendo la recomendación de CALMA y OMS que dice que las características de la leche materna no cambian durante los primeros 15 días de haber sido extraída.

• Cuando se nos dice que hay que informarnos es principalmente para que usted como madre lactante esté segura de su capacidad de alimentar a su bebé con leche materna, aun cuando sea necesaria la extracción. Es de tomar en cuenta que el estrés es un elemento que nos juega en contra a las mamás que estamos en este proceso, ya que inhibe la hormona prolactina responsable de la salida de la leche, por ello es importante que estemos tranquilas.

• A mi paso, regresé un día a mi casa y mi banco de leche había expirado y me enfrente con la realidad de qué ponerle al día siguiente a mi bebé. Para salir de este bache tomé el té natural baja leche que se encuentra en CALMA, aumente el número de extracciones que hacía en el día y logre así seguir alimentando a mi bebé con leche materna.

• Muchos días no ha sido sencillo, requiere sin duda convicción y un poco más llamado “apoyo familiar”, si usted como yo hay días en que piensa que solo se logró sacar 3 onzas, piense que esa cantidad es vital para sus bebé.

Recuerde, si usted se encuentra en este proceso, busque ayuda, puede llamar a la Clínica de Consejería de CALMA, al 2298-4311 o escribirnos al correo: consejerialactancia@calma.org.sv, con gusto la escucharemos y orientaremos.