Mujer trabajadora y Lactancia Materna. 1a. parte

Mujer trabajadora y Lactancia Materna. 1a. parte

Según el Código de Trabajo de El Salvador, en el articulo 309 las madres tiene derecho a 12 semanas de licencia, sin embargo estas pueden tomarse 6 antes del parto y obligatoriamente 6 posterior al mismo, lo que no favorece la Lactancia materna.

Las mujeres trabajadoras y sus bebes tienen derechos, uno de ellos, el derecho a la lactancia materna, el cual se debería garantizar, ya que es el mejor alimento para la salud física y emocional de ambos.

La Organización Mundial de la Salud recomienda Lactancia Materna Exclusiva hasta los 6 meses de edad y continuar con otros alimentos hasta que madre y bebé deseen. Sin embargo, los permisos maternales que contempla el Código de Trabajo de El Salvador no garantizan este derecho, por lo cual es necesario encontrar estrategias que contribuyan a continuar con la lactancia cuando trabajamos fuera del hogar.

Muchas madres lo estamos haciendo o lo hemos hecho. No es fácil separarnos de nuestro bebé pero hemos comprobado que si seguimos alimentándolo al pecho es mucho mejor para la mamá, el bebé y la familia.

La leche materna es más que alimento, es también cariño, calor, consuelo, contacto. Una experiencia personal, única e irrepetible. Aunque trabajes fuera de casa, puedes experimentar, practicándola. Es tu derecho y el de los bebés.
Recuerdo una historia de la india que leí en algún libro hace algunos años relacionada con una mujer extraordinaria que necesitaba cumplir con su papel de madre y a la vez colaborar en el sustento de la familia, por lo que tubo que dejar a su bebe bajo la protección de su vecino para llevar mercadería al rey quien se resguardaba tras grandes murallas, que por motivos de seguridad eran cerradas a tempranas horas en la tarde.
Su esposo se encontraba fuera de casa por una expedición militar y ella tenia que hacer una entrega de mercadería en el palacio del rey por motivo de una alta demanda de su producto, por estar en un tiempo de festividades. Así que motivada por la necesidad de colaborar con su familia, amamantó durante la mañana a su bebé y a temprana hora de la tarde se dispuso a hacer el viaje hacia el palacio del rey, realizando satisfactoriamente su negociación con la corte.

El problema surge cuando al emprender su viaje de regreso a casa, por la algarabía de la multitud que rodeaba el palacio, esta se separo del grupo que le acompañaba y se perdió entre la aglomeración, por lo que al llegar a las puertas de la muralla estas ya se habían cerrado.

Desesperada por no tener cerca a su bebé, suplicó y suplicó para que la dejasen salir, pero los guardias le dijeron que eso solo lo podían hacer por orden del rey. Sus pechos derramaban gotas de leche como emulando el llanto de su bebé por hambre, y con un instinto maternal busco una posible salida al rodear la muralla, encontrándola en un acantilado donde ni el más arriesgado militar se atrevería a surcarla.

Sin pensarlo ni un solo momento, se lanzo con la sola idea de alimentar a su bebé. Mientras descendía entre arbustos y rocas espinosas sentía como primero su ropa y luego su piel se desgarraban, pero más que el dolor que aprisionaba su cuerpo era el de estar lejos de su hijo amado y del hambre que este podría estar sintiendo. Su amor de madre le proporciono la fuerza que necesitaba para al final alcanzar su objetivo de amamantar a su bebé. El rey quedó muy impresionado por esa hazaña y fue honrada por su amor de madre.

Antecedentes
En las décadas pasadas, el trabajo de la madre no se había tomado como un factor determinante que influye en la práctica y duración de la lactancia materna. La mujer se ha visto en la necesidad de salir a buscar trabajo, fuera de casa. Esto ha influido a que la práctica de la lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses, sea baja.

En 1993 el Ministerio de Salud y el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá INCAP realizaron en El Salvador, un estudio antropológico sobre Lactancia Materna y Madres que trabajan; dando las siguientes recomendaciones:

1. Impulsar la revisión y adecuación de la legislación existente para favorecer el amamantamiento.
2. Involucrar a instituciones para aunar esfuerzos a favor de la lactancia materna.
3. Incentivar la toma de responsabilidad y conciencia en los proveedores de salud para facilitar el acceso de las madres a servicios que favorezcan la práctica de la lactancia materna.

La mujer salvadoreña se desempeña en el sector laboral, tanto formal como informal. En el informe de Índice de Desarrollo Humano elaborado por el PNUD para el 2008 reporta que la agregación ocupacional de las mujeres en el mercado laboral de El Salvador el 82% está concentrada en cuatro ramas actividad, comercio al por mayor y al por menor (42.8%), la industria manufacturera (18.4%), el servicio doméstico (10.6%) y los servicios comunales, sociales y de salud (10.5%). De las trabajadoras de la industria, casi la mitad (44.7%) labora en actividades de baja remuneración, predominantemente en maquilas.

Los cuatro sectores productivos donde se concentra la fuerza de trabajo femenina (82%) tienen altos índices de subempleo, en particular para el área rural. Así, de cada 100 mujeres que trabajan en el sector comercio, 75 están en situación de subempleo en el área rural y 45 en el área urbana. En el servicio doméstico, las proporciones aumentan a 93% de subempleadas en el área rural y 81% en el área urbana.

Según el mismo informe del PNUD Los convenios 100, 111 y 182, ratificados por los cinco gobiernos centroamericanos, forman parte de sus legislaciones laborales que tanto los Estados como los empleadores y trabajadores están en la obligación de cumplir y hacer respetar. El convenio 156 solo ha sido ratificado por los gobiernos de El Salvador y Guatemala. Sin embargo el convenio 183 para la protección de la maternidad no ha sido ratificado aún por ningún país de América Latina.

Según el código de trabajo de El Salvador, en el articulo 309 las madres tiene derecho a 12 semanas de licencia sin embargo estas pueden tomarse 6 antes del parto y obligatoriamente 6 posterior al mismo lo que no favorece la Lactancia materna, situación similar lo presenta la Ley de Asuetos, vacaciones, y licencias de los empleados públicos en su artículo N° 9.