Informe de la III Evaluacion del cumplimiento del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna en El Salvador

Informe de la III Evaluacion del cumplimiento del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna en El Salvador

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) han enfatizado en la importancia de mantener y fortalecer la práctica de la lactancia materna, principalmente la exclusiva, con el fin de proteger la salud y nutrición infantil. En la Asamblea Mundial de la Salud de 1981 fue aprobado por los estados miembros, el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna, lo que constituye un compromiso de los gobiernos para mejorar la salud y nutrición de la niñez, mediante la regulación de las prácticas de comercialización de sucedáneos de la leche materna, productos designados y alimentos complementarios para lactantes.

El Ministerio de Salud (MINSAL) como rector de la salud y nutrición de los salvadoreños, asume desde entonces, el compromiso de vigilar el cumplimiento del Código, detectar y controlar las violaciones al mismo, así también, realiza acciones a través de diferentes esfuerzos como la elaboración e implementación de normativas, divulgación y capacitación sobre el cumplimiento del Código por parte del personal de salud. En los últimos diez años el MINSAL con el apoyo de UNICEF y el Centro de Apoyo a la Lactancia Materna (CALMA) ha realizado dos evaluaciones del Código con el objetivo de verificar su cumplimiento.

En seguimiento a las recomendaciones emanadas de las evaluaciones anteriores, se realizó la presente evaluación en el período de Mayo a Junio de 2010, coordinada por el Ministerio de Salud y apoyada por las instituciones que integran el Comité Nacional de Lactancia Materna. La información fue recolectada en ocho departamentos de El Salvador, visitando cuarenta y tres establecimientos de salud, entrevistando ochenta y cuatro madres de niños menores de seis meses y cuarenta y dos profesionales de la salud; además se visitaron veintiun puntos de venta en los cuales se revisaron treinta y siete etiquetas de fórmulas infantiles, alimentos complementarios, biberones y pachas.

Dentro de los principales hallazgos encontrados en la evaluación se identifico que aún persiste el incumplimiento de las recomendaciones emitidas por el Código a nivel nacional, identificandose en menor proporción en los establecimientos de salud públicos en relación a los privados.